ETICA NOVENO



AREA DE ÉTICA Y VALORES

La Forja Guillermo López Acevedo
 
Cuentan que hace mucho tiempo existieron un rey y un reino donde se decía no saber nada de otros lugares, ni querer saberlo, pues tal era la paz de aquel bucólico terruño. Protegida por un círculo de poderosas montañas, se erigía en medio de un cálido valle una villa igualmente circular, en cuyo centro sobresalía como un loto en medio de un estanque azul la edificación majestuosa de un amurallado y espigado castillo, engalanado por doquier de múltiples oriflamas y blasones, con insignias del sol y la luna en conjunción. Siempre de puertas abiertas, como el corazón del amado rey que allí vivía, a quien todos veneraban por su sentido de justicia y equidad, tal como lo fue en su momento el ecuánime rey Salomón. Hacia mucho tiempo la paz, había hecho nido en aquel lugar.
Un día, en medio del silencio primaveral, irrumpieron doce trompetas con un llamado agudo y sostenido, por el que todos los habitantes del valle acudieron con celeridad hacia la plaza central. El llamado era urgente e importante, algo estaba por suceder, de algo todos debían de enterarse y sorprenderse. La plaza se lleno de murmullos en razón a la incertidumbre del evento convocado.
Luego de una prolongada espera, apareció el rey por el balcón central. Todos los presentes, al unísono, levantaron su brazo izquierdo firme y estirado sobre sus cabezas, mientras l derecho acudía al corazón, vociferaron: ¡Remen! El hombre justo. Aquel saludo de profundo respeto simbolizaba la firmeza de espíritu y la nobleza del amor. La multitud calló, para escuchar la voz sapiente de su rey:
Hermanos e hijos del clan de la Luna y el Sol, de la sagrada conjunción: he solicitado vuestra presencia de manera inmediata con el propósito de enteraros del edicto que ha sido culminado por el consejo de los sabios, por las razones que ya comprenderéis. Oldiver, rey del clan Púrpura, hermano de nuestro pueblo, me ha comunicado que en las tierras altas se desarrolla una contienda terrible entre tribus desconocidas, por la posesión de los territorios que colindan con sus aldeas. Por tal motivo, Oldiver nos insta a apoyarlo en caso de que los invasores decidan proseguir su camino hacia nuestro valle sagrado. Diciendo esto, ordeno l pregonero leer el edicto
 
El presente edicto se ha culminado en la octava luna del halcón, que corresponde a la época de la visión elevada y la decisión certera. Ruelan, el cálida mirada, hijo primogénito de Remen, el justo, ha llegado a la edad para luchar y capitanear los ejércitos. Su coraje es ajeno al miedo y a la muerte, y ya está presto y ansioso para conjugar sus destrezas con el valor. Sin embargo, ha pedido de manera expresa para tal empresa, la única condición de blandir una espada digna de su misión.
Para tal efecto, el rey en persona, y en nombre del consejo de sabios, invita a todos los Herreros el valle sagrado de Remen, para que pongan todo su empeño y su arte en la elaboración de este elemento de batalla, que deberá llevar impreso los signos sacros del Sol y la Luna, así como el nombre de su dueño. Aquel cuyas manos realicen la mejor forja, será aceptado en el palacio de Remen, con los mismos privilegios de sus hijos. Y recibirá gratas ofrendas con las cuales no tendrá que preocuparse más por el sustento de su prole. La única condición que deberá cumplir a cabalidad, será la de que cada herrero del gran valle – Sin excepción -, tendrá que hacer entrega de su creación en un lapso no mayor a ocho lunas. Si alguno No cumpliese con lo exigido, será decapitado con la mejor espada que haya sido escogida por Ruelan, el primogénito”
 
¡ Que así sea! – grito la multitud, al tiempo que se dirigían hacia sus hogares.
A partir de la sexta luna, arribaron la mayoría de los herreros con sus magnificas espadas, listos a presentarlas ante Remen y su hijo Ruelan. Fueron recibidos con valiosos obsequios y después de que el primogénito observó sus obras, se dio a la tarea de colgarlas en una pared de la sala principal del palacio, donde pudieran ser vistas por quienes por allí pasaran, hasta que se cumpliera el tiempo anunciado, momento en que escogería la espada que lo habría de acompañar en la batalla. Ocho lunas más tarde el herrero fantástico apodado “ El Fabuloso”, no había aparecido ni presentado espada alguna. Para Remen, esto se constituía en una clara afrenta contra EL, su hijo, su pueblo y la Ley. Sin pausa se dirigió a un grupo de centinelas a quienes instó a buscar de inmediato a Anú, para que lo trajeran a su presencia sin dilación. Al final de aquel día pendían en el muro escogido doce espadas producto del mismo número de artesanos del metal, quienes habían puesto todo su empeño y dedicación en sus labores. Entre tanto ANÚ, quien sabía lo que le esperaba, aguardaba sentado sobre una gran piedra a corta distancia de su modesta casa, cercana a la gran montaña. Desde allí observaba a los vigías que habrían de llevarlo. Dio su un salto y corrió con decisión a su casa, en donde hizo con rapidez un hatillo con algunas frutas y algo de pan. Aprisionó con fuerza su espada sin pulir, pero antes dejó un manuscrito donde aceptaba su sentencia, a la acudiría en tres lunas más. De esta manera huyó por la empinada montaña hasta desaparecer entre la tupida floresta. La noticia solo logo enfurecer más aún a Remen, quien entre manoteos y vociferaciones, confirmó la decapitación del afamado Herrero.
Luego de tres lunas cumplidas, hizo su anuncio ante la entrada del palacio un hombre de amplia frente, mirada firme y paso seguro, quien en su espada llevaba forrada en terciopelo esmeralda, su obra culminada. Uno de los vigías que había vuelto de anunciarlo, le dijo: “ Remen, el justo, te insta a presentarte de inmediato ante él”. Anú, observó en silencio y siguió al guardia a través de un intrincado camino de empinadas escaleras, hasta llegar a un salón inmenso. Allí, se encontraba el Justo. Departiendo alegremente, estaban emisarios, jefes de otros clanes, sabios, bailarinas, y amigos del rey. Paso a paso, Anú contemplaba cómo su avance silenciaba las bocas y encendía los ojos de quienes allí se encontraban. El centinela lo anunció así: “ He aquí Anú, el hombre que has estado esperando hace largo tiempo ya”. Todos callaron.
Remen con la mirada fija y sobrecogido por la rabia le dijo: ¿Quién puede ser tan osado para desafiar la sagrada ley que mi autoridad presenta?, ¿No le temes a la muerte vil herrero?, ¿Por qué aún te muestras imperturbable, como si la indiferencia fuese tu cotidiano vivir?, Te recuerdo que has sido advertido con tiempo, y que mi mano esgrime el cetro de la justicia; por lo cual debo fallar según la ley prescrita, aunque mi corazón desee lo contrario. Si algo tienes que decir, hazlo ahora antes de la ejecución.
Tras una breve pausa, Anú se dirigió a Remen con elocuencia y fluida naturalidad: No puedo objetar la ley por la que he de morir, no en los términos en que lo presentas, ofender al hombre que como rey se ha ganado el corazón de su gente haciendo justicia, si como la de su primogénito, y mucho menos al pueblo que me ha visto crecer. Sin embargo, si mi palabra ha de ser escuchada, que sea recibida con Justicia, y honestidad .
No deseo indulgencia, ni el perdón, y no recurro a la razón más que al corazón que late en vuestros pechos. Cuando escuche aquel día la propuesta, de inmediato me comprometí sagradamente en la tarea de realizar la obra más bella y mejor concebida que hubiera hecho en mi vida de artesano como forjador del metal. En ese mismo instante renuncié a crear otra obra más en mi vida. Yo mismo recorrí las mejores vetas de donde extraje el terco elemento; yo mismo escogí la cantidad necesaria y separé con delicado trabajo la burda roca adherida a él, e hice de su fundición el proceso más adecuado, secreto de mis antepasados. Pero aún no sintiéndome tranquilo, depuré y purifiqué el líquido metal una y otra vez, hasta el punto de haberlo reducido a la cantidad justa y necesaria. Así mismo, trabajé con mis propias manos el más fiel molde que haya podido hacer, con conchas escogidas del mar y finos aceites, argamasas de lejanas tierras. De esta manera vertí el depurado líquido metal en aquella preciosa matriz en la que se gestaría su forma final. Liberé la obra, par pulirla y esculpir sobre su tez, con arte y amor, los símbolos sagrados y ancestrales, y en su revés, el nombre de Ruelan, vuestro primogénito de cálida mirada.  Pasaron muchas noches con sus días, el tiempo no había existido para mí, mientras el arte y la dedicación con que trabajaba me mantenían atrapado. La forja se había convertido en un hechizo y tal vez en mi mortaja.
Hubo murmullos, en el salón, pues luego del suceso y la aparición de la espada, la mayoría se preguntaban: ¿Qué hará Remen?, ¿Sacrificará su valioso herrero por hacer justicia frente a su pueblo?,
Luego de una pequeña pausa, Anú, continuó:
Necesitando desesperadamente un descanso, antes de pulir y culminar mi obra, me senté sobre la roca para relajar mi cuerpo y mis cansados ojos, cuando vi ve con sorpresa a vuestros emisarios de la muerte venir por mí. ¿ Cómo podría entregarme así, sin haber pulido el duro metal y dejar la talla con sus símbolos? En realidad, ya no importa morir. Sé que tu hijo ya ha escogido el templado acero.
Y luego de una pausa final, posando su rodilla izquierda sobre el frio piso y la derecha doblada hacia adelante, alzó los brazos por encima de su cabeza hasta su nuca y aprisionó el maravilloso mango de la muda espada, y desenvainándola de su funda la dirigió hacia el inmenso vitral del techo adornado con los símbolos sagrados, al tiempo que la concurrencia se mostraba atónita ate el magnifico presente que sus manos portaban. Finalmente, alzando su rostro por el filo de su preciosa obra, fijo los ojos en los de su rey, gritando con inusitada fuerza: ¿ Cómo podría yo afanarme en culminar esta magnifica obra, si su preciosa forja, era a la vez la mía propia? ¡Que sea, pues, mi propia obra la acabe con la vida de quien la creó!
Remen, que se halla no menos perplejo que el resto de los presentes, bajo de su imponente trono, tomo la magnifica espada, la blandió en el aire y asestó el golpe final. Sólo él sabía con cuanta justicia había obrado; Solo él sabía que como aquella obra no se volvería a forjar otra igual.
TALLER.
1. Realiza tres preguntas acerca del contenido del cuento.
2. Cuál era el dilema del rey?
3. En que parte del texto encontramos los valores de: Libertad, Convicción, justicia, respeto, perdón. Escribe, como se concibieron estos valores en el cuento.
4. ¿Cuál es la razón que la da sentido a tu vida?
5. ¿Cuál es la espada que necesitas forjar?
6. ¿Se cometió algún acto de injusticia con el herrero?
7. Sí, usted fuera Anú: ¿Qué otros argumentos habrías utilizado para salvar tu vida?
8. ¿Explique por qué el rey y el herrero conocían la norma?
9. ¿En qué parte del texto, podemos ver el sentimiento del egoísmo?
10. ¿ Podemos construir comunidades pacificas como el reino de Remen?
 
P.P.V.
 

COMO ELABORAR UN PROYECTO PERSONAL DE VIDA             

 

“Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caido nunca, sino en haberse levantado después de cada caída”  (Confucio)

 La vida de todo hombre y mujer precisa de un norte, de un itinerario, de un argumento. No puede ser una simple sucesión fragmentaria de días sin dirección y sin sentido.
Cada hombre y mujer ha de esforzarse en conocerse a sí mismo y en buscar sentido a su vida proponiéndose proyectos y metas a las que se siente llamado y que llenan de contenido su existencia. A partir de cierta edad, todo esto ha de ser ya algo bastante definido, de manera que en cada momento uno pueda saber, con un mínimo de certeza, si lo que hace o se propone hacer le aparta o le acerca de esas metas, le facilita o le dificulta ser fiel a sí mismo.

 

Al definir un proyecto de vida las personas podrán defender lo que piensan, sus intereses y formarse un carácter menos vulnerable al medio.

 

1.- El punto de partida: mi situación

a) fortalezas

b) debilidades

 

2.- Autobiografía:

a) ¿Quiénes han sido las personas que han tenido mayor influencia en mi vida?

b) ¿De que manera han influenciado?

c) ¿Cuáles han sido mis intereses desde temprana edad?

d) ¿Cuáles han sido los acontecimientos que han influido en mi vida en forma Decisiva en lo que soy ahora?

e) ¿Cuáles han sido en mi vida los principales éxitos y fracasos?

f) ¿Cuáles han sido mis decisiones mas significativas?

 

3.- Rasgos de mi personalidad:

Enuncie 5 aspectos que mas le gustan y 5 que no le gustan con relación a:

a) Aspecto físico

b) Relaciones sociales

c) Vida espiritual

d) Vida emocional

e) Aspectos intelectual

f) Aspectos vocacionales

 

4.- Quien soy

a) ¿Cuáles son las condiciones facilitadotas o impulsadota de mi desarrollo?

b) ¿Cuáles son las condiciones obstaculizadoras o inhibidoras para mi desarrollo?

c) Organice la información obtenida teniendo en cuenta los siguientes aspectos:


----------------------------------------------------------------
PLAN DE MEJORAMIENTO

<v:imagedata o:title="desbastar%2Bpiedra" src="file:///C:DOCUME~1ELDURO~1CONFIG~1Tempmsohtmlclip1

AREA DE EDUCACION ÉTICA Y VALORES HUMANOS. GRADO 9º 2010
 
Resolver los siguientes talleres:

TEMAS DE MORAL
PROYECTO PERSONAL DE VIDA
VALORES MORALES
Construir reglas
Identidad Atanasista
Dominio propio
Definiciones: Moral - ética
Misión y Visión
La verdad
Acciones humanas- Virtudes
La encrucijada
Buenas obras
Moral virtuosa – Estructura moral
Solo para triunfadores**
Conciencia Sana
Integridad moral
Autonomía – autenticidad**
Vida sana**
Los planos de la moral**
Sexualidad responsable**
Control de pasiones (emociones)
Los retos morales de hoy **
La Etiqueta**
Caridad**
Los dilemas morales**
Los buenos Hábitos**
Los pecados capitales
La Bioética**
Como elaborar mi P.P.V.**
Perdón**
La Moraleja**
La Forja
El arrepentimiento.**

 
Prueba saber de los talleres resueltos Y/O portafolio del proyecto personal de vida.
 
Observación: ** No son obligatorios.
 
 
TABLA DE CONTENIDO.
TEMATICA                                                                                       PAGINA
1º. PROGRAMACION………………………………………………………………………..07
2º. CONSTRUYENDO REGLAS
3º. IDENTIDAD ATANASISTA.
4º. DOMINIO PROPIO
5º. BUENAS OBRAS.
6º. CONCIENCIA SANA.
7º. VERACIDAD.
8º. ENCRUCIJADA.
9º. LOS PECADOS CAPITALES………………………………………………………..
10º. LA FORJA.
11º. LAS ACCIONES HUMANAS.
12º. LA MMORAL VIRTUOSA.
13º. LA INTEGRIDAD MORAL.
14º. SIN EXCUSAS ( La verdad sobre la vida, el sexo y el amor )
15º. NO AL ABORTO
16º. MISIÓN Y VISIÓN DE MI P.P.V.
17º. AUTOEVALUACION:
1.       PRIMER PERIODO
2.       SEGUNDO PERIODO
3.       TERCER PERIODO
4.       CUARTO PERIODO
18º. CONCLUSIONES………………………………………………………………………….
 
 
 
Publicidad
 
NOVEDADES
 
 
TELECENTRO
 
HORARIO DE ATENCIÓN : LUNES A VIERNES DE 3 A 5 PM SABADO DE 9 AM A 12 M Y DE 2 A 5 PM VALOR: $500 Hora o Fracción
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=